Siempre los malos tienen los gadgets más cool