Casi podemos ver los engranes girar en la mente de Vero