Regla número uno de juegos de rol: no separes al grupo. Ajá, sí...