Ya no te tocó aguinaldo, Pato